Qué son los acúfenos o Tinnitus

Acúfenos o tinnitus.

Alrededor del 15 % de la población mundial adulta ha padecido al menos alguna vez los molestos pitidos que provienen de una fuente sonora interna que mayoritariamente no puede ser escuchada más que por quien la padece, son los llamados acúfenos. Prevalece sobre todo en adultos varones. Las consecuencias del tinnitus suelen ser muy incómodas y su tratamiento no es fácil.

Muchos de nosotros hemos estado, siendo jóvenes, en una sala de fiestas o un concierto con la música muy elevada y cuando este ha acabado y nos hemos encontrado en silencio hemos percibido un sonido parecido a un pitido continuo, algo parecido al estallar un petardo cerca de nosotros y afortunadamente se ha pasado al cabo de un rato. Este fenómeno era un acúfeno. Cuando estos pitidos son recurrentes y, a veces perduran durante más de tres meses se puede decir que se sufre un tinnitus crónico.

Acúfenos que son

Los acúfenos, también llamados tinnitus son ruidos, zumbidos o pitidos , normalmente de frecuencia aguda que se perciben por la persona en ausencia de ruido externo, es decir, son ruido cuyo origen parte del propio oído interno del paciente.

A menudo ocurre que la persona que los padece puede llegar a ver afectada su calidad de vida.

¿Cuáles son los síntomas de los acúfenos?

Los síntomas más frecuentes son la percepción de pitidos, zumbidos, chasquidos e incluso rugidos en un oído, en ambos y a veces en la cabeza. Pueden variar en el tono y la intensidad e incluso pueden ser continuos o intermitentes o pulsados. Si se perciben con insistencia y elevada intensidad pueden afectar a la calidad de vida de la persona que los padece alterando su concentración y su estado de ánimo, manifestando incluso ansiedad y depresión.

Es muy importante realizar una consulta médica con un equipo de especialistas expertos en trastornos del oído interno de un departamento de otorrinolaringología de confianza en el caso de que estos síntomas perturben la estabilidad y el normal desarrollo de la persona que los padece.

Entre los síntomas podemos destacar los siguientes síntomas asociados:

  • Síntomas depresivos
  • Ansiedad
  • Insomnio
  • Irritabilidad
  • Cefalea
  • Problemas de memoria
  • Aislamiento social
  • Huida de ambientes tanto ruidosos como completamente silenciosos

¿Cuáles son las causas de los pitidos en los oídos?

Muchas y variadas son las causas de la percepción del tinnitus. A continuación descubriremos algunas de las más frecuentes. Sin estar plenamente demostrado las causas de escuchar esos molestos e insistentes pitidos son debidas a un deterioro o daño en el oído interno que distorsionan y modifican la señal que ha de llegar a la corteza auditiva del cerebro y desde ahí se ven modificadas a su vez otras redes neuronales interconectadas que afectan a la atención y a las emociones.

Cuándo debes consultar con un médico

Es conveniente solicitar la actuación del médico cuando no desaparecen transcurridos unos diez días, generalmente las personas con tinnitus acudirán a la consulta de un médico de atención primaria quien elaborará un examen físico para descartar tapones en los oídos o secreciones secundarias a una otitis y comprobar que no existen problemas de equilibrio al andar.

Se realizarán preguntas como si el pitido es de tono agudo y si lo padecen familiares, posiblemente el segundo profesional sea el otorrinolaringólogo que se centrará más en conocer conceptos esenciales como es si existe pérdida de audición, exploración de conducto auditivo para determinar la etiología del acúfeno.

Acúfenos, causas

El Tinnitus puede originarse por muchas causas y se le asocia a diferentes causas:

Causas frecuentes del tinnitus

  • Pérdida auditiva
  • Afecciones en las vías respiratorias superiores y no desaparece al cabo de aproximadamente 10 días.
  • Si va acompañado de mareos, trastornos del equilibrio
  • Trauma acústico con afectación del nervio auditivo
  • Exposición prolongada al ruido.
  • Taponamiento prolongado por obstrucción del conducto auditivo, bien sea por tapones de cera o por otitis media aguda u otitis externa.
  • Lesiones en la cabeza y/o cuello o núcleos del tallo encefálico. Por ejemplo un traumatismo craneoencefálico puede producirlo de forma bilateral.
  • Fármacos ototóxicos lesivos para el oído interno como algunos AINES (antiinflamatorios no esteroideos). Los antiinflamatorios como el Ibuprofeno, la aspirina o ciertos medicamentos utilizados contra el cáncer e incluso algunos antidepresivos.
  • Algunos tratamientos contra tumores del oído medio
  • Trastornos otorrinolaringológicos
  • Tabaquismo, alcoholismo y drogadicción son componentes tóxicos que pueden estar relacionados con el tinnitus
  • Otitis con signos de infección aguda en la vía auditiva

Otras causas menos frecuentes del tinnitus

  • Problemas en trompa de Eustaquio que ocasionen otitis media
  • Trastornos temporomandibulares concretamente en la articulación temporomandibular
  • Problemas relacionados con los vasos sanguíneos o de tipo circulatorio, ateroesclerosis que están relacionadas con diámetros de los vasos anormales o pacientes con presión arterial elevada o hipertensión arterial.
  • Trastornos temporomandibulares, que pueden inflamar al nervio auditivo.
  • La esclerosis múltiple y otras afecciones crónicas que puedan afectar al sistema nervioso central
  • Lesiones del sistema nervioso
  • Esclerosis múltiple
  • Tratamiento de quimioterapia.
  • Inflamación de los núcleos del tallo encefálico
  • Síndrome de Ménière, con afectación unilateral y pérdida auditiva en tonos graves

¿Cómo se diagnostican los acúfenos?

Anamnesis

Es muy importante contar con toda la información posible que ayude a los especialistas en otorrinolaringología con información precisa como antecedentes familiares, enfermedades crónicas y sus tratamientos, ruido real generado por el ambiente sonoro laboral, en definitiva, cualquier dato que pueda dar pistas sobre la etiología además del preceptivo examen físico de las vías auditivas .

Signos de alarma

Es motivo de especial preocupación cuando los pitidos se perciben en un solo oído. Cabe pensar en estos casos que existe un daño neurológico en el sistema auditivo central. La observación médica especialista tanto en neurología como otorrino será muy necesaria.

Se deberá concretar el tipo de acúfenos para encontrar la etiología de la lesión.

Se deberá tener en cuenta especialmente cualquier síntoma de deterioro neurológico a excepción de la pérdida auditiva que se deba a causas propias del desgaste propio de la edad. Especialmente a considerar cuando aparecen dificultades relacionadas con el equilibrio al caminar, hablar, tragar (atragantamientos frecuentes) o incluso deterioros de la función visual excluyendo los meramente optométricos.

¿Cómo se tratan los pitidos en los oídos?

En muchas ocasiones vienen asociados con pérdida de audición, es posible que además del tratamiento de expertos en otorrinolaringología se pueda añadir una prótesis auditiva que suele mitigar el zumbido en tu oído, habiendo antes comprobada la integridad e higiene de la vía auditiva.

Tratamiento del acúfeno

Es un reto para el otorrinolaringólogo y el equipo de profesionales que ayudan a tratar esta enfermedad. En muchos casos que exista una pérdida de audición puede ayudar a disminuirlo o eliminarlo porque los mejores audífonos vienen dotados hoy en día de terapias auditivas muy eficaces que ayudan a disimular los pitidos contrarrestándolos con la emisión de ruido de tonos puros para enmascararlos. La terapia auditiva con audífonos es una de las más eficaces, siendo a veces adaptados a tal fin aunque no exista pérdida auditiva.

En los teléfonos móviles existen numerosas aplicaciones para descargar que permiten reproducir sonidos como el de las olas al romper en la playa, arroyos y cascadas o el sonido de la lluvia.

En todos los casos es muy beneficioso un correcto planteamiento psicológico orientado a no estar pendiente para no obsesionarse con estas emisiones.

Como siempre guardar una dieta alimenticia equilibrada y excluir adicciones como el tabaquismo, alcohol y drogas es de gran ayuda para tratar muchas enfermedades.

Factores de riesgo

Factores que pueden desencadenar los acúfenos y que hay que tener muy en cuenta pueden ser.

  • Tabaquismo
  • Genética
  • Inmunodepresión
  • Malos hábitos alimenticios
  • Ingesta de ototóxicos
  • Desempeño laboral bajo una fuente exterior de sonido elevada.
  • Edad. Aumenta el riesgo con la edad directamente proporcional.
  • Traumas acústicos

Evaluación de acúfenos

Acúfenos subjetivos

Son acúfenos subjetivos cuando solamente son percibidos por la persona que los padece, son los más frecuentes y a menudo los más molestos, puesto que, suelen ser más intensos e ir acompañados de trastornos de sueño, concentración

Cuando la persona que los padece acude al médico otorrino. Una de las pruebas que se le efectúa es la acufenometría, que se realiza con un audiómetro que genera diferentes tonos de sonido para que el paciente identifique el más parecido.

Acúfenos objetivos

El tinnitus pulsátil es menos frecuente, se da en muy pocas ocasiones. El sonido percibido es pulsado, discontinuo, a menudo coincidiendo con el ritmo de la frecuencia cardíaca cuando la sangre pasa por los vasos sanguíneos . En estos casos el otorrino al explorar el oído con un fonendoscopio también puede percibirlos y es por ello que se denominan objetivos, ya que pueden ser comprobados.

Conclusiones y aspectos a tener en cuenta para mejorar en el padecimiento de acúfenos

Cuando seguimos escuchando pitidos o zumbidos de origen interno y no desaparecen transcurridos más de 10 días desde su aparición tenemos un problema. Como cualquier problema debemos buscar una solución y para encontrarla debemos ponernos en manos de los especialistas competentes que son por orden cronológico de consulta el médico generalista, el otorrinolaringólogo, que es el especialista competente en nariz garganta y oído, el audioprotesista, que debe verificar si existe pérdida de audición, y tal vez, el neurólogo si fuera necesario.

Debemos ser conscientes de que dejar de escuchar los acúfenos no es algo fácil, pero, tampoco debemos darlo todo por perdido.

El padecimiento de esta situación debe provocar que conozcamos mejor lo que nos ayuda a mitigarlo.  Acudir a los especialistas es lo primero que debemos hacer, pero nuestra actitud frente a los molestos acúfenos ha de ser de superación y observación para no incurrir en otras consecuencias anímicas que pueden sumarse y que ya hemos descrito anteriormente, tales como irritabilidad, estrés o falta de concentración e incluso depresión.

Es aconsejable no obsesionarse, «no intentar escucharlo» sino, por el contrario, tratar de olvidarlo y hacerlo pasar a un segundo plano de atención en nuestra mente. Esto no lo elimina, pero, como tantas adversidades, apartarlo de nuestra atención lo convierte  más soportable para el desempeño de nuestro día a día. Paradójicamente resulta aconsejable no buscar ambientes con escaso o casi nulo ruido para evitar su protagonismo, y tampoco es aconsejable exponerse a situaciones ambientales muy ruidosas o con ruido estrepitoso y repentino que pudiera recuperar esos pitidos.

Existen  conceptos esenciales que no debemos despreciar, como que el estado de salud general va a repercutir directamente en el tinnitus, por ejemplo, en el caso de los vasos sanguíneos, si la presión es elevada puede haber mayor probabilidad de padecer un  tinnitus objetivo.

💬 ¡Hola! ¿En qué puedo ayudarte?
Llama ahora